Año del Portal

Pastora Nerea de Osorto

 

 

Dios hablo de ciclos de años desde los tiempos antiguos. El 20 de septiembre se dio inicio el año 5,778 según el calendario bíblico, algo aconteció en el mundo espiritual. Desde que se inició el 2010 que significa el 70, comenzó la década la visión profética. Esto es simbolizado por la palabra Ayin que es representada por un ojo, la visión profética, la capacidad de ver. En el calendario hebreo desde el 2010 se entró a un ciclo de un tiempo de 10 años. 10 años donde Dios ha estado preparando a la iglesia en la revelación profética. Dios trajo el fluir profético, la palabra profética, la adoración profética y la intercesión profética. Este año todavía continuamos con esa década de la revelación profética.

Este es el tiempo donde hay una puerta abierta en los cielos que desatara el rio profético de Dios. Dios está abriendo ojos para poder mostrar el diseño del cielo para las naciones. Dios busca una generación que ame escuchar su voz, una generación que se deleite en lo que él está hablando. El busca una generación que con desesperación en lo íntimo busque cual es el palpitar de su corazón.  Dios ha determinado que sea la década del Ayin la década de la visión profética. Aquellos que dicen “Aquí estoy Señor, abre mis ojos”, aunque no todos seamos profetas, pero que podamos ser generación profética.

El Portal de la Vida

El número 8 en el alfabeto hebreo es Sh- yetshet que antiguamente era representado por un portal. Un portal tiene acceso para entrar y salir. Es decir que hay un portal abierto en el cielo, podemos entrar cuando queramos a ese portal de bendición. Sin embargo el día que dejemos de hacer aquello que Dios nos ha mandado, lógicamente, nos salimos de ese portal. Esta palabra tiene diferentes significados y representa vida. Para el pueblo de Israel esta palabra significa vivir, viene de la palabra de la cual también se define vida. Esta vida es sustentada por Dios tanto en lo espiritual como en lo terrenal. El año 2018 es el año donde hay un fluir de la vida.

La palabra de Dios habla en el libro de Juan que la luz es la vida de los hombres. Entonces hay un portal que está abierto en el cielo para profetizar sobre todo lo que está muerto. Vida a todo hueso seco, vida a todo sueño muerto, profetizarle vida a todas finanzas muertas. Hay un portal de vida que está abierto en los cielos, por ello todo lo que está muerto, toma vida. El número 8 también significa un nuevo comienzo. Se terminó el ciclo de 7 años y se abre un nuevo ciclo de 7 años más, un nuevo comienzo. Entonces tenemos la oportunidad de iniciar nuevos comienzos con Dios y en muchas otras áreas de nuestra vida. Nuevos comienzos también representa el renovar y consagrar el servicio sacerdotal.

El Portal de la Resurrección

Juan 8 es el octavo día de las fiestas, se celebraba la Fiesta de las Luces o Fiesta de Hanukkah. Era común que ese día los sacerdotes estuvieran con antorchas encendidas. Más Jesús entra cuando ya no hay antorchas, cuando ya todo había terminado y se paró. Juan 8:12: “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la Luz del mundo. El que me sigue, no anduviera en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Este 2018 tiene que ver con la manifestación poderosa de la luz de Cristo en el mundo.

Es el año de la renovación del pacto. En Israel cada vez que un niño nacía era circuncidado a los 8 días de nacido, era señal del pacto. El número 8 también representa la resurrección, donde hay vida, hay resurrección. Lo que está muerto produce resurrección a través de la vida, por ello es llamado el año de la resurrección. Cuando Jesús resucita, al octavo día de su resurrección se presenta delante de sus discípulos. Por eso también este portal está abierto para que podamos ver la manifestación de la resurrección. Es un portal que está abierto para poder ver la manifestación sobrenatural de Dios. El poder de la resurrección se va a manifestar en una mayor profundidad.

El Portal de los nuevos comienzos

Es el año de revivir la manifestación y operación de ángeles en nuestras vidas, haciendo milagros y operaciones sobrenaturales. Solo tenemos que creer en lo que está establecido en el mundo espiritual. Solo hay que creer y entrar en el portal que nos conecta con la bendición. Entrar al ciclo de un nuevo tiempo, tiempo de cosecha, multiplicación, ensanchamiento, de milagros, de resurrección y tiempo de vida. Es el año de nuevos comienzos en la palabra de Dios.