Búsqueda

Estudios

La fidelidad de Dios en medio de las pruebas PDF Imprimir Correo electrónico

Profeta Nerea de Osorto

“Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones” Deuteronomio 7:9

Hablar de la fidelidad de Dios es reconocer que es uno de sus atributos más gloriosos, como si realmente fuese parte de Él mismo. Salmo 89: 8 No solamente nos muestra al Dios que está sentado en el trono, sino que también la fidelidad le rodea y esa fidelidad es para con nosotros, para los que le aman y los que guardan sus mandamientos. Dios es fiel no por nuestros méritos, no es porque seamos buenos, simplemente Él es bueno y es fiel. Él es el Dios inmutable, el Dios que no cambia, Él es si y amen.

Isaías 42:8 El nombre de un rey antiguamente representaba su poder, su grandeza, su honor, su dominio, su gloria. Cuando hablamos del nombre de Dios hablamos precisamente de lo que Él es, y vemos a lo largo de la Palabra que Dios siempre muestra la fidelidad a su nombre, Dios es fiel a su nombre; Por eso vemos en la Escritura, cuan poderosa es la manifestación de Dios a aquellos que han tenido una revelación de lo que significa el nombre de Dios.

Éxodo 3: 14 Moisés en el momento que se encuentra con Dios en medio de la zarza, se encuentra preguntándole a Dios el nombre del que lo envió, y Dios le dijo “Diles que el Yo Soy te envió”. Dios no es el Dios del pasado ni el Dios del presente y es por eso que Dios no puede cambiar porque en su eterno presente, El ya estableció las cosas, ya inició las cosas pero también ya las terminó; Dios nos ve como obra completa porque Él con su dedo nos diseñó.

Dios es fiel por cada palabra que ha salido de su boca, 1 Reyes 8:56 Salomón reconoce que Dios es fiel porque todas las promesas que Dios le hizo a Moisés, todas las cumplió. La palabra debe ser el fundamento de nuestra confianza; cuando en momentos de dificultad nos paremos y no creamos en las circunstancias externas, sino que podamos tomarnos de la palabra de Dios, Dios oirá desde el cielo porque Él es fiel a su palabra. Siempre que Dios habla, es porque Él va cumplir, Él va hacer que se manifieste aquello que Él está hablando. Dios no olvida cuando vamos delante de El y traemos a memoria su palabra.

¿Alguna vez no hemos puesto a pensar, que alguien se pueda recordar tantos años, de una promesa que hizo? Muchas veces nosotros hacemos promesas y al pasar el tiempo se nos olvida lo que prometimos, pero a Dios no se le olvida. Génesis 15: 13-16 Dios le está hablando a Abraham de su cuarta generación, generaciones que no conocieron a Abraham pero que ya habían sido marcadas por 430 años, por un pacto que Abraham hizo con Dios y por una palabra que Dios mandó a la vida de Abraham y a sus generaciones. La Biblia nos revela que 430 años Dios hace que la palabra se cumpla, Dios les dijo que iban a ser oprimidos y que después de eso iban a salir con gran riqueza; pero Dios no los enriqueció los 430 años, dice la Biblia que un día antes, Dios hizo que los egipcios entregaran sus riquezas en las manos de las mujeres judías. Dios no necesita mucho tiempo para poder cambiar nuestro destino, con un día Él puede dar un giro total a nuestro destino, Él puede hacer cambios extraordinarios en nuestras vidas de la noche a la mañana. El pueblo de Israel entró en miseria y en pobreza, pero de un día a otro Dios los sacó con riquezas en sus manos, y no solo fue las riquezas que les dieron los egipcios, ellos se habían multiplicado en ganado, en animales; Él ganado para el pueblo egipcio era abominable, pero Dios les tenía una tierra preparada que se llamaba Gosén.

Dios sigue siendo fiel aun cuando le fallamos, cuando no estamos haciendo lo mejor y hemos soltado lo que Él dijo que hiciéramos. Muchas veces hemos sido rebeldes, soberbios e infieles delante de Dios, pero Dios sigue siendo fiel 2 Timoteo 2:13. Los hombres podemos olvidar, pero Dios nunca se olvida, muchas veces en medio de la prueba pensamos que Dios se olvidó de nosotros, pero Él jamás lo hará.

Dios en su fidelidad llega en el momento apropiado, Él nunca llega tarde; aquí es cuando tenemos una mala percepción de la fidelidad de Dios, creemos que Dios nos tiene que responder en nuestro tiempo, porque Dios es fiel; sin embargo, Dios llega en el momento oportuno, Eclesiastés 3:11. Esta es la parte que más nos cuesta asimilar de la fidelidad de Dios. Dios nos trae la promesa para que en medio de la prueba sigamos caminando y creyendo que Dios es fiel.

Dios insistentemente nos va estar trayendo a memoria lo que Él ya nos habló, Dios habla por primera vez a Abraham en Génesis 12 y desde allí los siguientes capítulos, Dios tiene encuentros con Abraham, pero también en cada encuentro Dios le añadía un elemento más; Y así Dios lo mantiene por 25 años. Así es el amor del Dios fiel, aun cuando todos nos hayan abandonado, él jamás nos dejará.

De 17 años era José cuando fue vendido por sus hermanos, esperó 13 años para poder estar delante del Faraón, y esperó 20 años para poder ver el sueño de Dios en su vida.

Cuando hay tiempos de prueba, nos resentimos con Dios y con todo el mundo porque todo mundo nos deja; Dios mismo se encarga de que nadie esté con nosotros en tiempo de prueba, porque Él quiere que solo dependamos de Él. Dios permite los tiempos de aflicción para que nos acerquemos a Él y Él poder darse a conocer delante de nosotros. En los tiempos de prueba es cuando hemos derramado de forma más sincera nuestro corazón. Job tuvo una revelación de Dios y la tuvo no en tiempos de bonanzas, si no en tiempo de prueba. Es en medio de la prueba que vamos a tener una revelación clara de Dios, que nadie antes la había tenido porque será producto de nuestro encuentro con Dios en el tiempo de la aflicción, ese momento cuando lo buscamos y Él se reveló a nosotros con el carácter que estábamos necesitando

Hebreos 12:11 En el tiempo de prueba nos tenemos que ejercitar, no debemos dejar de hablar la palabra, no debemos de servir, porque al final recogeremos frutos de justicia pero no podemos callar de aquello a lo cual nos ha mandado a hacer.

Qué hacer cuando el enemigo quiere robarnos esta revelación de la fidelidad de Dios

  • Reprender al enemigo: Debemos reprender los pensamientos del enemigo y saber cuándo el viene a robarnos la revelación de la fidelidad de Dios. Dios es tan fiel que a aun cuando muramos hay palabras proféticas que reposan sobre los lomos de nuestras generaciones venideras y serán generaciones benditas porque fueron llamadas para poseer bendición; aun hasta nuestra cuarta generación recogerán el fruto de las promesas que hemos atesorado en nuestro corazón.
  • Pedir Luz: Isaías 50:10 Cuando comenzamos a temer es porque estamos dudando de la fidelidad de Dios, no debemos confiar en nuestras fuerzas, debemos pedir más luz para poder vivir confiados en su nombre.
  • En medio de nuestra guerra, mostrará su fidelidad: Dios promete protegernos de nuestros enemigos 2 Tesalonicenses 3:3, Dios le va permitir al enemigo prosperar hasta una cierta medida de tiempo porque como dice Isaías 42:13 “El Señor como guerrero saldrá, como hombre de guerra despertará su celo; gritará, sí, lanzará un grito de guerra, contra sus enemigos prevalecerá”

 

 

La fidelidad de Dios en medio de las pruebas
 


Reuniones

Noches Proféticas

Míercoles: 07:00 pm

Reunión General

Domingos:

08:00 am - 10:00 am

10:30 am- 12:30 am 

Librería de Videos

   
 

Para Oración

Llámenos:
(504) 2221-6646, 2221-6648.

O envíenos su petición aquí.

Agenda

  • 6 de Abril: Presentación de Niños
  • 9, 23 y 30 Abril: Noches Profeticas
  • 1 de Mayo: Día de la Famila

Ver Agenda